lunes, 29 de junio de 2015

Feng Shui y los miembros de la familia.

Cada miembro de la familia ha de ocupar una orientación del espacio vital para beneficiarse de forma sostenida de un más que destacado Feng Shui.
Según la disposición del Pa Kua yang cada sector de la casa está relacionado a un miembro concreto de la familia en virtud de los trigramas que caracterizan las ocho orientaciones. La manera  más adecuada de ocupar la vivienda, empezando por el padre hasta la hija menor, es la siguiente:
 El noroeste corresponde al padre.
El suroeste a la madre.
El este al hijo mayor o único.
El sudeste a la hija mayor o única.
El norte al hijo mediano.
El sur a la hija mediana.
El nordeste al hijo menor.
El oeste a la hija menor.
Los hijos varones de la familia deben dormir en la zona este de la casa ya que esta orientación representa crecimiento y desarrollo; las hijas pueden ocupar las habitaciones orientadas al  sudeste o al sur con relación al centro del hogar, pero también el sector oeste es muy favorable para ellas. A partir de una cierta edad hay que considerar el número Kua como la mejor manera para posicionar a cada uno de los hijos dentro del hábitat, pues a través de esta fórmula se descubre, gracias a la fecha de nacimiento y al sexo, las cuatro orientaciones positivas, las orientaciones que mejor suerte traen, y las cuatro negativas, las que son claramente perjudiciales.
El dormitorio principal puede situarse al noroeste, beneficiando especialmente al padre, aunque también puede ocupar la zona suroeste, beneficiando así a la madre. Si se da uso al suroeste como sala de estar, no hay duda de que  la unión familiar saldrá muy fortalecida. Los padres pueden y deben recurrir al número Kua para sacar el mejor partido de sus orientaciones personales afortunadas, sobre todo si ambos comparten el mismo grupo, lo cual es deseable aunque sólo sea no solamente en aspectos de compatibilidad, sino en aspectos prácticos.
Así pues, he aquí un excelente Feng Shui para la familia al completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario