lunes, 29 de junio de 2015

Feng Shui y los miembros de la familia.

Cada miembro de la familia ha de ocupar una orientación del espacio vital para beneficiarse de forma sostenida de un más que destacado Feng Shui.
Según la disposición del Pa Kua yang cada sector de la casa está relacionado a un miembro concreto de la familia en virtud de los trigramas que caracterizan las ocho orientaciones. La manera  más adecuada de ocupar la vivienda, empezando por el padre hasta la hija menor, es la siguiente:
 El noroeste corresponde al padre.
El suroeste a la madre.
El este al hijo mayor o único.
El sudeste a la hija mayor o única.
El norte al hijo mediano.
El sur a la hija mediana.
El nordeste al hijo menor.
El oeste a la hija menor.
Los hijos varones de la familia deben dormir en la zona este de la casa ya que esta orientación representa crecimiento y desarrollo; las hijas pueden ocupar las habitaciones orientadas al  sudeste o al sur con relación al centro del hogar, pero también el sector oeste es muy favorable para ellas. A partir de una cierta edad hay que considerar el número Kua como la mejor manera para posicionar a cada uno de los hijos dentro del hábitat, pues a través de esta fórmula se descubre, gracias a la fecha de nacimiento y al sexo, las cuatro orientaciones positivas, las orientaciones que mejor suerte traen, y las cuatro negativas, las que son claramente perjudiciales.
El dormitorio principal puede situarse al noroeste, beneficiando especialmente al padre, aunque también puede ocupar la zona suroeste, beneficiando así a la madre. Si se da uso al suroeste como sala de estar, no hay duda de que  la unión familiar saldrá muy fortalecida. Los padres pueden y deben recurrir al número Kua para sacar el mejor partido de sus orientaciones personales afortunadas, sobre todo si ambos comparten el mismo grupo, lo cual es deseable aunque sólo sea no solamente en aspectos de compatibilidad, sino en aspectos prácticos.
Así pues, he aquí un excelente Feng Shui para la familia al completo.

lunes, 15 de junio de 2015

Feng Shui en un mundo cambiante.

Existe más de una razón para pensar que el Feng Shui es un gran estabilizador, quizá uno de los pocos estabilizadores de proyectos de vida que aún resisten en medio de un mundo cambiante y acelerado como el nuestro. En otras épocas ese papel lo jugaba la familia o el estado; hoy, sin embargo, pocas cosas soportan el ritmo desenfrenado por el que pasa todo..., desde lo más pequeño como el átomo, hasta lo más grande como planetas enteros; y tal vez una de las pocas cosas que resisten los cambios del mundo es sin duda alguna el Feng Shui, especialmente el Feng Shui clásico, el Feng Shui espacial.
Al margen de su capacidad adaptativa bien demostrada, el Feng Shui es un medio a través del cual encontrar apoyo, estabilidad y  equilibrio en la vida. Hace posible que el ser humano eche raíces fuertes aquí en la tierra, lo que ayuda a no ser llevados por las corrientes cambiantes del tiempo, pero además posibilita que nuestras expectativas vitales puedan desarrollarse y salir adelante.
En el ámbito del trabajo da equilibrio en la zona norte del hábitat.
En el ámbito de las relaciones da estabilidad en la zona suroeste del hábitat.
En el ámbito de las finanzas da apoyo en la zona sudeste del hábitat.
En el ámbito de los hijos da equilibrio en la zona oeste del hábitat.
En el ámbito de la salud da estabilidad en la zona este del hábitat.
En el ámbito del saber da apoyo en la zona nordeste del hábitat.
En el ámbito de la reputación da en la zona sur del hábitat.
En el ámbito de los protectores da en la zona noroeste del hábitat.
No pasan los años por el Feng Shui, no se hace obsoleto ni caduco como otras muchas ciencias, no tiene eso que se llama obsolescencia programada, sino más bien todo lo contrario, es actual, contemporáneo y enérgico, muy enérgico cuando se trata de procurar sostén y fuerzas extras al ser humano en su lucha por dar forma, por materializar aquí y ahora nuestras más diversas aspiraciones.

lunes, 8 de junio de 2015

Un día Feng Shui.

El objetivo más ambicioso del Feng Shui, en este tiempo contemporáneo como en el pasado, es mejorar la vida..., mejorar todos los aspectos importantes de la vida humana en virtud de la energía de los espacios que habitamos.  No es en efecto un objetivo pequeño ni desdeñable, sobre todo porque para lograrlo cuenta con herramientas muy sencillas y nada costosas, lo que equivale a notables resultados con mínimo desembolso, y esto, amigos míos, está muy bien y es digno de valorar.
Pero ¿qué significa el término un día Feng Shui? Un día Feng Shui es pasar revista a la casa al menos una vez al mes, es decir,  revisar a fondo todo el equipamiento y la decoración de la vivienda, sin dejarse nada, por pequeño que sea, en el olvido. Se puede empezar por la entrada y desde ahí recorrer la casa de izquierda a derecha y de abajo arriba si cuenta con más de una planta...
Así pues, dedica un día al mes a revisar tus puertas y ventanas, engrasa las bisagras si no cierran bien o si hacen ruido..., repasa todos los cristales de la vivienda uno por uno y asegúrate de que están en buen estado..., comprueba el correcto funcionamiento de las persianas..., mira la grifería y los sanitarios, si un grifo gotea o la cisterna pierde agua arréglalo de manera inmediata..., presta atención al suelo que pisas, observa si caminas sobre una superficie cuidada, sea baldosa o parqué..., repasa las paredes y techos de todas las estancias, si te encuentras con grietas, desconchones o humedades  ponte manos a la obra y dale una mano de pintura..., repasa el mobiliario de la cocina, armarios, electrodomésticos, muebles auxiliares, procura que esté todo bien..., saca la vajilla y revísala, si encuentras vasos o platos rotos... o cubertería y menaje deteriorados, deshazte de esas piezas sin dudarlo..., otro tanto debes hacer con los muebles de la casa..., échales un vistazo general, asegúrate de que están bien y cumplen su función, especialmente las sillas y sofás que utilizas, así como las mesas tanto de cocina y comedor, como de estudio..., mira tus objetos decorativos, tus figuras, tus cuadros, tus cosas más variadas, si tienen algún desperfecto sácalo de tu casa y no lo guardes en ningún armario...
En fin, un día Feng Shui es una experiencia que está al alcance de todos nosotros, sea de la condición que sea. Si se practica  todos los meses del año - elige tú el día de la semana- la energía de la casa se mantrendrá a nuestro favor a lo largo del tiempo. De manera que, vivas en el continente que vivas,  no dejes pasar tu día Feng Shui.

lunes, 1 de junio de 2015

Relaciones sentimentales según el Feng Shui.

Una de las marcas genuinas del Feng Shui, posiblemente la marca más sorprendente,  es ayudar a las personas solteras o separadas a encontrar la suerte del amor... Sin ningún género de dudas, en este aspecto concreto el poder del Feng Shui para abrir la puerta a nuevas relaciones sentimentales es enorme. Pero hoy de lo que queremos hablar no es tanto de la suerte del amor, sino de la compatibilidad de las distintas parejas que forman las personas a lo largo y ancho del mundo.
Según el Feng Shui, la compatibilidad está en el número kua personal; de tal manera que todas las personas del grupo del Este son buenas y compatibles entre sí, pero son incompatibles con las personas del grupo del Oeste; como todas las personas del grupo del Oeste son buenas y compatibles entre ellas, pero incompatibles con las personas del grupo del Este. Esto quiere decir que un sector muy importante de la población no nos conviene a la hora establecer vínculos de pareja. como tampoco nosotros convenimos sentimentalmente a la otra mitad de la población. He aquí el equilibrio.
Así pues, si tu número personal kua es 1, encontrarás parejas compatibles en los kua 3, 4 y 9, todos números del grupo del Este. Si tu kua personal es 2, hallarás buenas parejas en los kua 5, 6, 7 y 8, todos números del grupo del Oeste. Pero qué ocurre cuando una pareja está formada por personas de distinto grupo, por personas con distinta polaridad de energía. Lo más probable es que con el tiempo ocurra esto:  la persona kua 1 con la persona kua 6 forman Ho hai kua, la relación es tensa, donde existen accidentes y percances; la persona kua 1 con la persona 7 forman Lui Sha kua, está relación de pareja puede hacerse daño y sufrir mucha pena; la persona kua 1 con la persona kua 2 y 5 - si es hombre- forman Wu kwei kua, está relación discute mucho, hay riñas de forma permanente; la persona kua 1 con la persona kua 8 y 5 -si es mujer- forman Chueh ming kua, es una relación tan incompatible, son tan adversos el uno para el otro que representan pérdida total, pérdida de riqueza, de reputación y hasta pérdida de vida.
Pero no es todo tan negativo entre personas de distinto grupo, pues cuando se logra formar la suma de 10 entre los dos miembros de la relación, se cree que esta pareja es y será afortunada, como por ejemplo entre un kua 3 y un kua 7.
Sea quien sea tu pareja, ten presente estas recomendaciones Feng Shui.