sábado, 23 de mayo de 2015

★ 50 Mins ★ Wood Element - Chinese Feng Shui Music / 東方木樂促動生氣 – 五行風水運勢音樂

★ 50 Mins ★ Earth Element - Chinese Feng Shui Music / 中央土樂穩定根基 – 五行風水運勢音樂

★ 50 Mins ★ Fire Element - Chinese Feng Shui Music / 南方火樂推進事業 – 五行風水運勢音樂

★ 50 Mins ★ Metal Element - Chinese Feng Shui Music / 西方金樂旺宅護家 – 五行風水運勢音樂

★ 50 Mins ★ Water Element - Chinese Feng Shui Music / 北方水樂招財納福 – 五行風水運勢音樂

domingo, 17 de mayo de 2015

Medidas del Feng Shui.

No se sabe muy bien de dónde han surgido estas medidas, pero lo cierto es que en el mundo Feng Shui existe una regla que establece cuatro dimensiones afortunadas y cuatro desafortunadas.
Esta regla es conocida por los carpinteros chinos, sobre todo en Hong Kong y Malasia; con ella se construyen muebles tales como mesas, armarios y camas, así como puertas y ventanas.
Hay cuatro dimensiones afortunadas, Chai, Yi, Kwan, Pun.
La primera Chai mide de 0 a 54 milímetros y se divide en cuatro categorías: la primera categoría genera suerte con el dinero, la segunda trae joyas, la tercera trae diversos tipo de buena suerte  y la cuarta abundancia.
La segunda Yi mide 165-215 milímetros y se divide de igual forma en cuatro categorías: la primera trae suerte con los niños, la segunda nuevos ingresos, la tercera mucho éxito para un hijo y la cuarta fortuna.
La tercera Kwan mide 215-270 milímetros y se divide en cuatro categorías: la primera trae suerte con los exámenes, la segunda suerte especulativa, la tercera mejores ingresos y la cuarta honor para la familia.
La cuarta Pun mide 375-432 milímetros y se divide en cuatro categorías: la primera trae mucho dinero, la segunda logros en los exámenes, la tercera trae muchas joyas y la cuarta gran prosperidad.
La ventaja de conocer estas dimensiones está en aplicarlas en los objetos y muebles que habitualmente nos rodean  en casa o en el trabajo. Para la carrera profesional, pocas cosas hay más favorables que instalar en el despacho una mesa Feng Shui; una mesa con las medidas afortunadas lleva a quien la ocupa una gran suerte profesional y económica.




jueves, 7 de mayo de 2015

Feng Shui y estrellas voladoras.

El Feng Shui de las estrellas voladoras es un sistema muy avanzado cuya práctica no está al alcance de todo el mundo.
Este sistema de Feng Shui se basa tanto en el calendario solar chino llamado Hsia, cuyo comienzo da lugar  entre el 4 y el 6 de febrero, como en el cuadrado mágico Lo Shu, que según cuenta la leyenda apareció en el caparazón de una tortuga en forma de gotas de agua al emerger del rio Lo.
 El cuadrado Lo Shu tiene nueve sectores o casillas, cada casilla tiene un número o estrella del 1 al 9 y cada estrella significa una cosa en términos de energía. En el cuadrado original la estrella 1 está situada en el norte, la estrella 2 en el suroeste, la estrella 3 en el este, la estrella 4 en el sudeste, la estrella 5 en el centro, la estrella 6 en el noroeste, la estrella 7 en el oeste, la estrella 8 en el nordeste y la estrella 9 en el sur. Pero estas estrellas son voladoras, es decir, cambian de posición cada año, cada mes, cada día y también cada hora; se mueven por los distintos sectores de cualquier espacio vital, sea residencia, oficina o local comercial.
 Las estrellas más afortunadas, las que mejor suerte traen son las estrellas 8, 6, 1, 9 y 4. Las estrellas negativas, las que producen mala suerte son las estrellas 5, 2, 3 y 7. Conocer el vuelo de las estrellas, sobre todo el vuelo anual y mensual, es fundamental para averiguar qué zonas de la casa son altamente beneficiosas y qué zonas son perjudiciales.
Para el año 2015, el cuadrado Lo Shu marca como sectores mejores en términos Feng Shui el norte, el nordeste y el este, cuyas estrellas 8, 6 y 1 se consideran estrellas blancas; pero asimismo establece sectores negativos, el oeste, el sudeste y el centro, cuyas estrellas corresponden al 5, 2 y 3. También la estrella 7 es de carácter negativo pues puede generar robos en la propiedad.
Cuando se conoce la posición de las distintas estrellas cada año concreto o cada mes, se debe tratar de controlar al menos las estrellas de mala suerte para asegurar un buen Feng Shui a lo largo de todo el año.