sábado, 25 de abril de 2015

Feng Shui y el centro de la casa.

El Feng Shui recomienda disponer el centro de la casa libre de todo obstáculo para que la energía pueda fluir por cada uno de los rincones del espacio vital.
El Chi entra por la puerta y las ventanas pero se concentra en el centro del hábitat. El corazón de la casa está en el centro, es pues el lugar físico, la ubicación más importante de la casa y por este motivo se debe tratar con especial cuidado.
El corazón de la casa no debe tener un aseo, si fuera así afligiría toda la vivienda. La cura para este caso es difícil de aplicar.
El centro de la casa no albergará una escalera de caracol, como es común en ciertos diseños de interior, pues a dicha escalera se la considera en términos Feng Shui como un sacacorchos que hiere y atraviesa el corazón del hogar.
Tampoco es bueno tener un trastero o similar, ya que en estos sitios prima el desorden y los malos olores. Como hay que evitar las grandes columnas o los pilares de estructura.
El centro de la casa ha de ser muy espacioso y luminoso, procurando que la mayor energía yang se concentre y acumule en beneficio de todos los residentes. Para este fin son muy efectivas las lámparas de cristal natural; colgadas en el centro del hogar resultan extraordinarias, creando  grandes cantidades de energía preciosa.  El centro del hogar y de cualquier espacio corresponde al elemento tierra, y el fuego de la luz combinado con el cristal colgante de la lámpara son especialmente potentes en el Tai chi o centro vital.
Tal vez la mejor habitación que puede albergar el centro es el comedor o la sala de estar, donde la familia come y se reune de forma habitual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario